PADEL: el smash

El remate en el pádel es uno de los golpes que más efectos, negativos o positivos, pueden causar durante el transcurso de un partido. Si el remate consigue que ganes el punto las sensaciones serán positivas y la confianza en ti mismo será palpable en tu juego.
Por otra parte debemos sumar la capacidad de intimidación que puede causar un golpe de Smash definitivo, ya que, a tus rivales les temblará la mano a la hora de ejecutar los globos defensivos tan utilizados en este deporte.
La problemática llega cuando el remate no es certero y acabamos dejándolos a mitad de pista o estrellándolos contra el cristal. Empezaremos sin más remedio a encoger el brazo, jugaremos con miedo y nos expondremos a que el rival lleve la voz cantante y haga de nosotros cuanto quiera.
Son diversos los aspectos que influyen a la hora de conseguir un buen smash, desde la pala que utilizamos, pasando por la técnica y terminando por las condiciones climatológicas del momento.
Con respecto a la pala con la que jugamos debemos de tener claro que será necesaria una pala que despida con facilidad, por lo que debemos de apoyarnos en gomas blandas que nos den esa garantía. En la pala también debemos de tener en cuenta el balance de la misma; si el balance es medio alto, las posibilidades de realizar un golpe potente se multiplican.
Por otra parte, la técnica, puede que sea de los aspectos más importantes. Cuando vemos a un jugador profesional pegarle nos parece hasta fácil, pero realmente lleva un trabajo técnico importantísimo. Diferenciaremos entre dos tipos de smash, el plano y el liftado. El primero de ellos es con el que intentaremos traer la bola hacia nuestro campo, mientras que el segundo nos servirá para sacar la bola por 3 metros.
Para una correcta ejecución del golpeo debemos de:
◾Posicionarnos correctamente: situarnos justamente debajo de la bola.
◾Debemos armar con tiempo nuestra pala.
◾Señalar en todo momento la trayectoria de la bola.
◾Es conveniente flexionar las rodillas a la par que arqueamos el cuerpo hacia atrás.
◾En el momento del impacto debemos de golpear bien arriba la bola a la vez que echamos todo el peso del cuerpo hacia delante, de esta forma conseguimos imprimirle toda la potencia posible por nuestra parte.
El secreto es la constancia y la práctica. Solo son necesarios unos cuantos carros de bolas para conseguir perfeccionar un golpe como este. ¡¡Suerte¡¡

Categoría: PADEL.TV Sábado 14 de Febrero del 2015